lunes, 5 de octubre de 2009

Premio Nobel de Medicina o Fisiología 2009








La Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Suecia ha otorgado el Premio Nobel de Medicina 2009  a E. Blackburn, C. Greider y J. Szostak (en la foto superior) por el descubrimiento de cómo los cromosomas están protegidos por los telómeros y la acción de la enzima telomerasa.


Estos científicos han estudiado cómo los cromosomas se pueden copiar de forma completa durante las divisiones celulares y la forma en que están protegidos contra la degradación: la solución se encuentra en los extremos de los cromosomas -los telómeros- y la enzima formadora -la telomerasa-.  

Haciéndolo más sencillo: nuestro ADN (cargadito de genes y otras partes que no codifican en genes, sinó que hacen de "relleno") está replegado sobre él mismo formando una estructura, que es el cromosoma; los telómeros son los extremos del cromosoma. La telomerasa es una enzima que se ocupa de ir formando los aminoácidos que constituyen el telómero, lo renuevan y mantienen para que esta secuencia no se degrade. 
Por ahora todo va bien, quedamos en que si los telómeros se "estropean", está la telomerasa para arreglarlos (¡qué bien! nuestras células nunca irían abocadas a la muerte celular) perooooo... la telomerasa es reprimida en las células somáticas maduras (las no germinales, vaya, todas las células excepto los gámetos que se ocupan de la reproducción: ovocitos y espermatocitos) después del nacimiento, así que se produce un acortamiento del telómero después de cada división celular. 
Estos científicos han demostrado que la telomerasa es defectuosa en las células cancerosas y en ciertas enfermedades hereditarias.

Tras descubrir este mecanismo en la célula, se abren nuevos caminos de abordaje terapéutico.



1 arañazos...:

Anna dijo...

No es que aporte demasiado, pues ya se sabía que la telomerasa estaba implicada en multitud de cánceres, pero siempre está bien que se reconozca el trabajo en este sentido, abriendo vías a la investigación.