viernes, 27 de noviembre de 2009

Educación sexual de los años 80

Habiendo nacido en el primer lustro de la década de los años 80, siendo la hija mayor de mis padres y bastante curiosa, pregunté "¿de dónde vienen los niños?" mucho antes de que mis padres pudiesen organizarse un poco la respuesta a esa pregunta transcedental.

Por lo que cuenta mi madre, una tarde veían los dos una película romántica-pastelosa por televisión en la que los protagonistas se ponían más que cariñosos en cierto momento. Se supone que yo estaba en mi habitación jugando a las "cocinitas" y haciendo comer mis potajes de plastilina al bueno de Jandrito . Eso creían, pero pequePolilla se había cansado de su hermano, había dejado al niño solo con las tacitas y platitos de los juegos de té para muñecas y ella espiaba desde el pasillo a los mayores... y viendo de reojo la película de los mayores, claro está.

Aún recuerdo fotograma a fotograma lo que vi y me ll
amó tanto la atención: una señora -con bata satinada blanca, con pelo muy rizado muy de los 80 tumbada en una cama, en decúbito supino- y un señor con una mata de pelo considerable por todas partes -el buen hombre se hallaba en decúbito prono sobre la señora, por supuesto-. Se besaban como hacían los mayores, en la boca, cosa que me parecía lo más repugnante del mundo por mucho que lo hiciesen incluso mis padres. Después de los besos, empezaron a hacer ruidos y movimientos que me parecieron tan raros que salí de mi "escondite" y pregunté a mi señora madre algo relacionado con el asunto que se traían los dos actores entre manos. Y aquí viene lo que mi madre se sacó de la manga como educación sexual improvisada:
La mujer y el hombre quieren tener un bebé, así que lo
que tienen que hacer es darse un beso muy fuerte y el señor pasa desde su boca una semillita a la señora. Esa semillita irá desde la boca de la señora con rulos hasta su barriguita y allí crecerá un niño en unos nueve meses, que para que lo entiendas, Polilla, son tantos días como pasan desde que vienen los Reyes Magos hasta que empieces a ir al cole después de verano.
Así que los niños se hacían con besos en la
boca, puff, pues ya tendría yo cuidado para que nadie se pasase ni un pelo conmigo. Tiempo después se lo dejaría bien claro a mi mejor amiguito en el parvulario, Daniel P.

Lo fácil que hubiera sido todo si en lugar de nacer por a
quí hubiese asomado la cabezota por Alemania. Allí publican desde hace años unos libros la mar de didácticos. Para muestra, un botón:




Por cierto, Jandrito -que ya no se presta a comer plastilina como cuento aquí arriba- ha abierto su propio blog. Y no se llama Jandrito, nombre que sólo uso en este "Polilla's Pocket": ahora es Cabezamelón, que queda mucho más fino. Podéis ir a ver qué se cuece por allí en http://pajarosenlacabeza85.blogspot.com


4 arañazos...:

JB dijo...

La explicación de tu madre puede que muy muy exacta y verídica no sea... pero me encanta el detalle temporal de "desde los reyes hasta que vuelves a empezar el cole", jajaja

Pedia fue bastante bien, merci :)
Más que los temas en sí, a mi me parecieron raras muchas de las preguntas abiertas... pero bueno, sobreviví :P

Anna dijo...

Creo que ahora tu madre daría una respuesta mucho más directa xDDD Pero ya se sabe: la cogiste de imprevisto, eran otros tiempos...

Besazos!!

Anónimo dijo...

Hola Paula,

me encanta el post y sobre todo la respuesta que te dio tu madre... pero más aún ¡¡que te acuerdes!!

Lo de la semillita, afortunadamente, está superado pero aún nos quedan muchos muros que derribar, entre ellos, la educación sexual y afectiva de los jóvenes...

Petons desde Madrid. Irene

pumuki dijo...

a????
con los besos nacen los niños????
o dios mio!!!

jajjja... me parece interesante tu blog.. seguire por aqui!
saludos!