domingo, 13 de diciembre de 2009

Cómo llegar a una fiesta sorpresa y no morir en el intento...


Foto de los regalos de cumpleaños



Antes de nada tengo que agradecer las numerosas felicitaciones que me dejasteis en el último post. Así no me importaría cumplir años más a menudo. De nuevo, muchas gracias.


Prometí explicar cómo fue el mejor regalo que recibí por mi cumpleaños: una fiesta sorpresa. Bueno, no fue una fiesta a la usanza, sino un almuerzo con mis mejores amigos en un restaurante del centro de Barcelona. Como buena sorpresa, yo no tenía idea de nada, incluso llamé a estos mismos amigos para quedar en vernos el día 20 de diciembre y celebrar mi cumpleaños con cierto retraso. Lo que no sabía era que mi hermano se puso manos a la obra y llamó a mis amigos el mismo día que yo empecé a "convocarlos", pero con unas horas de antelación y organizaban una celebración "alternativa" y "pre-cumpleaños".

Y llegó el martes, 8 de diciembre, día en el que yo había planeado ir a dar una vuelta por la Fira de Santa Llúcia, la feria de Navidad que se celebra en los alrededores de la Catedral de Barcelona. Ajena a lo que se tramaba a mis espaldas, llegué a Barcelona con mi hermano y mi prima , y quejándome de lo pronto que me habían hecho levantarme: odio despertarme antes de las diez de la mañana en los días festivos, ¡soy muy dormilona! El malhumor matutino desapareció al "entrar en contacto" con los puestos de artesanos y joyeros que exponían toda clase de pendientes, broches, tiós de Nadal, caganers, etc. en la Plaça Nova.
Paseamos también por la plaça de Sant Felip Neri y, por primera vez, llegué a tiempo para poder "colarme" dentro de la iglesia de Sant Felip Neri y ver cómo es su interior (la verdad es que impresiona mucho más ver la fachada con los impactos de metralla de la Guerra Civil). Ya era cerca de la una del mediodía cuando nos acercamos a la plaça de Sant Jaume y allí el olfato me señaló uno de los lugares dónde se hacen de los mejores bocadillos del mundo mundial. ¡Cómo se notaba que no había desayunado! Tenía el estómago en los pies y supliqué a mi hermano y Alicia que comprásemos unos bocatas, pero esas dos criaturas malignas se mostraron impasibles conmigo. Acabamos el recorrido por el Barri Gòtic y, por si aún tenía algo de glucosa en sangre para acabar de metabolizar, me hicieron ir de tiendas por Portal de l'Àngel (ahí ya no me quejaba tanto, esa calle me vuelve loca... y mi tarjeta visa suele salir bien estrujada de allí). A las dos de la tarde los "señoritos" -hermano y prima- deciden que ya es hora de ir a comer. Ahora sí, ¿eh? Jandro dice que conoce un sitio fabuloso en Urquinaona, "coñe, ¿y no podemos quedarnos por aquí, en Plaça Catalunya?", nooo, hay que ir a ESE sitio que Jandro dice. Como ya estoy hipoglucémica perdida me dejo llevar, paso de todo y ya no discuto más (sí, cosa muy rara siendo yo; por si no lo sabéis aún, soy la persona más cabezota de la Tierra).

Llegamos al restaurante, entramos y estoy a punto de llorar de la emoción al ver la comida de los otros comensales, mi prima me sigue de cerca (no se lo digáis, pero creo que tenía miedo de que yo saltase encima de alguna de esas mesas para comerme hasta las servilletas). Subimos al segundo piso y nos hacen sentar al fondo de la sala. Bueno, hablaré "con propiedad": yo me siento, los dos "satélites" se quedan de pie y tienen una risilla nerviosa que me crispa los nervios. "¿Queréis sentaros ya? TENGO HAMBREEEEE". "No, Polilla, es que yo quiero sentarme en la silla que tú has cogido" "Siéntate dónde te dé la gana y quieras, pero SIÉNTATE ya" "¿¿Y si nos cambiamos a esa mesa, que tiene más luz??" Empiezo a contar hasta 3.000 porque, de lo contrario, saltaré a morderle la yugular a este tiparraco que dice ser mi hermano. Y leo y releo la carta, Jandro no deja de incordiarme: "dame esa otra carta", "mira a los de la mesa de al lado", "mira la otra mesa", "qué gente más rara". Yo a lo mío, ni caso. El pobre hombre casi se pone de rodillas para pedir que mire a esa gente extraña, que lo haga por lo que más quiera. A veeeer, pesado, ¿qué quieres que mire............?
AHHHHHHH, MIS AMIGOS, ¿QUÉ HACÉIS AQUÍ?
Y empiezo a sentirme la criatura más idiota (además de cabezota) del mundo mundial. Me he pasado toda la mañana llevándoles la contraria y algo malhumorada, y ellos lo estaban haciendo por mí, para hacerme feliz. Merezco una buena patada en el culo. Estoy a punto de ponerme a llorar como una idiota, pero me siento muchísimo mejor y dejo lo del llanto cuando mis amigos me abrazan y besan. Y con tanta emoción, pierdo ese apetito voraz.

Jandro está contentísimo porque su sorpresa ha sido perfecta, yo estoy muy feliz por la celebración sorpresa, por estar acompañada por mis mejores amigos (sólo faltaban un par, pero es que viven a muchísimos kilómetros de aquí) y, sobretodo, por tener un hermano como el mío.

P.D.: Si esta entrada se publica lo habrá hecho "automáticamente". La programo para el día 13 de diciembre, a ver qué pasa...

8 arañazos...:

Marina García dijo...

Lo primero perdona por no haberte felicitado antes :( ¡Felicidades! Lo segundo, ¡Qué montón de regalitos! He visto el de La palabra más hermosa por la red y también el pañuelo en las tiendas jeje ^^ es más estuve a punto de comprar uno en ese mismo color xD La verdad es que son unos regalos de cumple muy alegres. ¡Un saludo! :D

Miss Poulain dijo...

oooooooooooooooooooooooh qué bonito.

Tenías hambre mujer, yo también em hubiese comportado así, es más, no creo que a tu hermano le molestara.

UN besoooo

Anna dijo...

Como parte presente en esa fiesta Polilla, quiero transmitir a tus lectores que:
- estábamos en la mesa de al lado
- la separación entre mesas era de... ¿1 metro como mucho?
- te saludamos al subir
- nos estábamos descojonando y no nos veías

Vamos, que además de hambre estabas en tu propio mundo xDDDDD

Un beso!!!!!!!!!!!


PD. Sabes que yo nunca he conseguido entrar en Sant Felip Neri?? :(

Anna dijo...

Pásate: http://misotrascositas.blogspot.com/2009/12/repartiendo-suerte-en-la-blogosfera.html

;)

Otoño dijo...

qué de regalitos!!! me das envidia! ya quiero que sea mi cumple!!

Yo siempre he estado en el lado de los que preparan sorpresas y cosas especiales para los cumples, pero nunca me ha pasado al contrario. Supongo que lloraría de la emoción :)

pumuki dijo...

olllaaaalllllaaaa.....tremendo!!!!!!!!!

marijose dijo...

xDDD me he reido mucho con lo que cuentas... imagino la ilusión que te haría, porque es una sorpresa muy chula!!!!

Por cierto, que sepas que yo me solidarizo contigo, posiblemente me habría pasado lo mismo, soy tan despistada y vivo tan en mi mundo que muchas veces no me doy cuenta de nada de lo que ocurre a mi alrededor... lo que te pasó es totalmente normal, hombreyá! jajajaja.

Candela dijo...

Creia que cumplias años el mismo dia que mi hermana, pero no, un dia despues. Pues felicidades con retraso, perdona no me pasara antes pero estaba de vacaciones en España...