domingo, 17 de octubre de 2010

Vamos a ultimar el plan de escapismo, lo has prometido.





Anda qué… yo sé de una que dijo que iba a ponerse a escribir con mayor frecuencia por aquí. No tengo palabra, lo sé. Tengo una buena excusa, eso sí. Mejor aún, unas buenas excusas porque son más de una.

La primera excusa es que me ha tocado volver a los libros, a asistir a clase y a las prácticas, repasar y estudiar en casa, etc.

La segunda excusa es que ahora tengo menos tiempo libre: iba un par de tardes a la semana al gimnasio. Como veía que tenía tanto tiempo libre me dio por pensar en matricularme en la Escuela Oficial de Idiomas (EOI), sólo por curiosidad. Quería mejorar mi inglés. ¡Pues no! Me han asignado mi segunda opción: ¡a aprender francés! Bueno, en mi caso, “reactivar” ese francés que debe de quedar en alguna neurona, que estuve cuatro años parloteando en plan “je suis une petite suisse”.

La tercera excusa (y más importante) es que me da un “no sé qué” cada vez que me conecto a Internet. ¿Por qué? Hace un par de semanas, coincidiendo con el fin de las vacaciones de verano, me vi metida de lleno en un asunto “escabroso” con mossos d'esquadra incluidos: mi nombre y varios datos personales salieron a relucir en una investigación contra una red de venta ilegal de medicamentos que venían de China. ¿Me dedicaba a vender viagra falsa para ganarme un sueldo?  Pues no. Simplemente es que estos señores malvados chinos habían hecho de mi ordenador un PC “zombie”, de ahí accedieron a mis datos y suplantaron mi identidad (cuentas de e-mail, mi números de DNI, etc). Desde mi cuenta de correo enviaron publicidad de sus productos a listas interminables de usuarios. Suerte que no tenía ninguna cuenta bancaria vinculada a este e-mail. Al final, fuimos alrededor de veinte personas las involucradas siendo inocentes. Sólo tuve que declarar que no conocía de nada al sr. Xin Xon Xan y que no tenía en mi habitación un laboratorio ilegal de fabricación de pastillitas azules contra la impotencia masculina. Me limpiaron el PC de malware, y, en todo momento el señor mosso investigador fue muy amable y trató de tranqulizarme (yo soy muy "sufridora" y llegué hecha un manojo de nervios).  Espero que ésta haya sido mi primera y última experiencia con este gremio. Ah, y no me hicieron sentarme sola en ninguna habitación con un foco encendido deslumbrándome a los ojos, ¡cachis la mar! 



Ya sabéis porqué he estado algo desaparecida del blog. Espero sacar más tiempo para hacer entradas cortas cada pocos días, pero no prometo nada ya (que después quedo fatal).
¡Saludos!



13 arañazos...:

Themila dijo...

Madre mía!! Toda una odisea! Si que te pasan cosas raras. Una anéctoda genial aunque un mal trago. ¿Que susto, verdad?... Que puñeteros esos Chinos Viagreros.

Lalaith dijo...

Madre mía, qué miedo verte involucrada en algo así... menos mal que al final todo se aclaró, pero qué mal rato.

luz de estrella dijo...

Bueno sea como fuere, me alegro de que hayas vuelto. Espero que sigas apareciendo como antes, un besazo! :)

Pio dijo...

mare meua que mal, normal que no quieras utilizar el ordenador, ahora estas fichada XDDD jejeje. Yo soy una paranoica de los anitvirus siempre estoy revisando por si decas

Besetsss

Marta dijo...

¡Madre mía, pero qué lío! Me alegro de que todo se solucionara sin más problema. ¡Un beso!

PUMUKIS dijo...

es una muy buena excusa.. ahora que ha pasado el mal rato... jajajjaj!!
reite.. que es una cacho de anecdota!!

ilustra katiuska dijo...

no todo el mundo puede presumir de haber pasado ratitos así.... :P

japogo dijo...

No-me-lo-pue-do-cre-er!! Lo de los chinos me ha dejado a cuadros... acojona, ¿eh? Sobre todo cuando uno hace más vida con el interneeee, que con la TV y la radio juntas.
Bueno, me alegro de que se solucionara y que te tengamos de vuelta. Welcome!

miquel zueras dijo...

Me alegra volver a leerte, Polilla. Qué fuerte lo del "Programa Zombie", a mi hermano le ocurrió algo parecido con un grupo que traficaba con joyas robadas. Saludos. Borgo.

Eulàlia dijo...

ei,
love of lesbian!


graans
·

Candela dijo...

Madre mia, vaya aventura!!
Veng,a no nos dejes abandonaos tanto tiempo...

Otoño dijo...

Cómo se acaba metido en un lío así??? jajaja no tiene explicación!!

Polilla dijo...

¡Hola a todos!
Aquí mucho comentar, pero nadie me dice de comprarme el lote de Viagra que aún tengo guardado en el trastero, jajajaja. Es broma, lo dejaré bien claro. A ver si ahora me paso de graciosilla y me pilla un mosso para enviarme directa al cuartelillo :-S.
¡¡Gracias por acordaros de mí y del blog!! Porque últimamente lo tengo muy "en pausa".
¡¡¡Un abrazote!!!