viernes, 7 de enero de 2011

Año nuevo, entrada bloguera nueva...

Ilustración de Tascha Parkinson



¡Hola! ¡Feliz Año! He pasado unas semanas bastante ajetreada y, para qué negarlo, he atravesado una crisis bloguera (no me apetecía escribir) aunque eso no quiere decir que no os haya estado leyendo, ya que he estado siguiendo las actualizaciones de varios blogs, quizás uno de ellos es el tuyo ;). 

Hoy, día de Reyes, ya finiquitamos las fiestas de Navidad. Siempre se me hacen días pesados e interminables. Quizás influye en ello el hecho de tener una familia con menos espíritu navideño que un ser cruzado entre el Grinch y mr. Scrooge. Sí, en mi familia somos todos muy sosos: ni panderetas, ni villancicos, ni ná de ná. Almorzamos todos juntos, cenamos también juntitos, se hace un poco de sobremesa y cuándo te has dado cuenta ya tienes al tío y a la prima dormidos en la silla, con el cuello hecho un ocho y pegando bandazos mientras luchan contra la ley de la gravedad (y es que caer estando dormido desde la silla debe de doler una mijilla). El resto de la familia no os creáis que sigue una charla muy animada, no: ¡¡pedazo de bostezos que pegan algunos!! 
¡ay, qué sueñoooo me está entrando! grrrr...



Eso es lo que ha pasado siempre, desde el inicio de los tiempos, pero la tranquilidad se ha esfumado este año... 
¡¡¡esta Navidad nos visitaron los primos franceses!!!



¿Quiénes son? Es un clan malvado, muy fifí y tremendamente gorrón que por el mero hecho de compartir unos tatarabuelos, vienen a tu casa cuando migran hacia España huyendo del frío del norte de Francia. Entonces, empieza una gira a lo orquesta de músicos de tercera fila: van recalando en todas las casas de tíos, primos y demás allegados a lo largo de la geografía española. ¿A quién le toca "apechugar" antes? Sí, seguro que ya lo suponéis: a la familia de Barcelona. ¡P*to asco! Y mira, si esa estancia fuese bidireccional, es decir, que una vez al año dijeran "ma famille, subid a la France ", pues sería una visita menos mala, ¿no? Mi familia y yo hemos estado unos cuantos años sin sufrir por su presencia, ya que el mal tiempo y la nieve de los pasados años les retenía en su casa incomunicados, jia jia jia, pero este año han sido muy listillos y cabroncetes porque adelantaron su viaje dos semanas, justo antes del gran temporal de nieve y temperatura glacial en el centro de Europa.

Además, hay dos individuos que hacen que la visita sea inolvidable: la prima fifí y su novio, el casi-primo graciosete. La prima fifí es de mi edad, no habla ni una palabra de castellano (pese a que sus tatarabuelos, bisabuelos, abuelos y madre son 100% espagnoles) y tampoco tiene interés alguno en entendernos a los primos de aquí, ni aunque intente hablarle en francés, no. La prima fifí es maja dónde las haya y sólo se limita a mirarte con cara de acelga y ponerse a cuchichear en voz baja y casi susurrando a la oreja de su petit-ami (el noviete, el casi-primo graciosete), de su maman y su grandpère (no, no, que ella le llama "papi" -papíííí- pronunciando la "i" muy aguda, que casi perfora los tímpanos de quienes estén cerca). Además de venir con la familia, este año ha venido acompañada por su noviete, el casi-primo graciosete: a primera vista es un chico simpático, bastante monín y muy sonriente. Es francés de ascendencia también gala y, sin embargo, tiene nociones de castellano, lo chapurrea y se le ve interés por intentar decir sus frasecillas sueltas. Le hacía gracia también cuando yo chapurreaba tonterías varias con mi francés cutrecillo. Lo que no imaginábamos ninguno de nosotros es el peculiar sentido del humor de casi-primo graciosillo: es un tío pesaaaaado y de bromas tontas al estilo "te quito el móvil y escribo mensajes a tus amigos",  "me hago mil fotos con tu cámara pese a que haga una hora que me suplicas que te la devuelva", "canto la Marsellesa a pleno pulmón por el centro de Barcelona mientras se nos gira todo aquel que pasea por la Rambla", etc. Vergüenza ajena al 100%. 

Así estaba el panorama en casa desde Nochebuena a Sant Esteve (el día de San Esteban es festivo en Cataluña). Ese tiempo ha dado algunas anécdotas, guerrillas franco-hispanas - "guarros gabachos, que nos tiráis los tomates en La Jonquera" y ellos "españolitos salidos, que veníais a Perpignan a ver pelis marranas" - y posteriores reconciliaciones, un par de visitas turísticas y pseudoculturales a Barcelona e intercambio gastronómico: la familia francesa trajo un par de cuñas de queso (poquitas cuñas, no fuera a ser que el tren descarrilase) y aquí se han puesto tibios comiendo jamón de Jabugo, lomo, queso manchego, tortilla de patata, etc. (eso como entremeses, que los platos principales eran los tradicionales de casa). Las comidas iban a cargo de mis abuelos y se han vuelto expertos en gastronomía del país: "iaia, ¿ponemos cereales para el desayuno? no, que eso no es típico:  haremos bocadillos de fuet de Vic o de chorizo". ¡Toma ya!


Así que he acabado hartísima de todo lo typical. Y, como se fueron a gorronear a casa de otros el día 27 de diciembre, a partir de entonces nos hemos vuelto internacionales gastronómicamente hablando: mi hermano y yo intentamos preparar sushi para el día 28... ¡¡eso sí que fue una inocentada!! Los granos de arroz se desperdigaron por toda la cocina excepto quedarse dentro de la maldita alga. Resultado: acabamos preparando una ensaladita de arroz y el alga se quedó chuchurría y sin usar. Otro día hicimos día italiano, etc. Y, el día 30 recordé que tenía una caja de una delicia en el congelador: hacía casi un mes que La Sirena y Bloguzz me habían seleccionado para probar las mini-conchas de vieira, y, con los atracones propios de la Navidad y habiendo comido en casa de mis abuelos, ya no recordaba que las tenía guardadas hasta un momento mejor.


Estas mini-conchas de vieira son perfectas como entrante, para ser parte de un pica-pica, o  puedes hacer un plato principal con unas cuatro mini-vieiras acompañadas por una ensalada. En la caja vienen ocho mini-conchas de vieira rellenas con la carne de vieira (porque si estuviesen rellenas de otra carne, ¡vaya gracia! aquí acaba el chiste malo del día **tucutum chas**), salsa de champiñón y un toque de queso: a mí, que soy bastante tiquismiquis con la comida, me parecieron deliciosas, nada "pegajosas" (a ver si me explico: alguna vez he comido preparaciones parecidas de vieiras rellenas y me han parecido un engrudo incomestible, con una bechamel muy espesa y trozos de pescados no identificables, cosa que no me ha parecido al comer estas mini-vieiras). Se preparan sin ninguna complicación: incluso yo, que ya os he explicado alguna vez qué arte tengo para cocinar y pifiarla, no tuve ningún problema. Ocho minutos en el horno, que ya estará precalentado, a 200º C. Et voilà!! Como diría mi prima, la francesa: bon appétit! 

Dada mi experiencia culinaria, haré bien en tener en cuenta estas mini-conchas de vieira para cuándo tenga visita y quiera quedar bien. Nunca más me atreveré a preparar entrantes con volovanes (me quedaron mojados... ¡ecs!), ni canapés variados (el surtido me quedó bastante escaso y con poca gracia), y del sushi ya ni hablamos... Los precocinados son unos buenos aliados para l@s cociner@s nefast@s como yo.

Y, por ahora, voy a dejar las "vivencias con los regalos de Navidad" y "fiestas nocturnas (o cómo me bebí hasta el agua de los floreros)" para próximos posts, a ver si así paso por aquí dentro de pocos días.

Pongo una canción que me recuerda lo que he vivido estos días con la familia (nah, que ha sido divertido, al fin y al cabo): "Villancico Para Mi Cuñado Fernando" de Love Of Lesbian.

                           


¡Saludos!

10 arañazos...:

Themila dijo...

Vaya Navidades afranchutadas. Que grimilla me han dado la parejita fifí et sur mon-amí! (vease mi gran francés xD) No seais tontos y las proximas vacaciones plantaos en su casa. Con todo el morro, ea!
Mi familia es también cero patatero navideño y estas fechas son bastante sosainas. Por decir que no puse decoración en casa hasta el día de reyes y la puse por pura pena (cuanta "p").

Saludos y buen año!! :)

obiJUANkenobi dijo...

Alegra saber q sigues vivita y coleando

Candela dijo...

A ver si es verdad que sigues escribiendo!! Vaya vaya con la familia francesa, XDDDD. en todas partes cuecen habas!!

Pio dijo...

Jajajja creía que mi familia era peculiar, pero veo que no. En mi casa son más sosainass XDD eso si tu parte franchute se lleva la palma jajajaj que morro!!

Besetsss

Eclectic dijo...

Que bueno...me has hecho reir mientras te leia, y eso siempre se agradece.Me ha gustado descubrirte y te sigo!

Chocolat Soul dijo...

Ufff la prima fifí me ha dado repelús hasta a mí... y es que lo siento pero los franceses tienen ese punto agrio que no mola, con contadas excepciones... Al menos míralo dsd el lado bueno, han vuelto a sus casas y teneis queso! :)

miquel zueras dijo...

Feliz Año, Polilla. Yo también tengo parientes franceses con una prima que cuando habla pone los morritos en forma de culo de gallina. Creo que los llevaré mañana a ver la película del Timbaler del Bruc y luego tocaré el tambor a ver si entienden la indirecta. Borgo.

Otoño dijo...

Visto esto... mi Navidad sí que ha sido un aburrimiento jajaja tú has tenido de todo :P
Ahora me arrepiento de no haberme apuntado a la promo de las conchas :(
Un beso!

La gata dijo...

Hola! Acabo de aterrizar en tu blog (gracias por seguir el mío).
Eso de las crisis es muy común en la gente que escribe blogs. Y en la gente que escribe, en general. La inspiración no siempre llega cuando se la llama. A mí me pasó a finales de año. Estuve a punto de cerrar mi blog. Pero bueno, afortunadamente, se me pasó la tontería y volví a escribir, con más ganas incluso.
Me ha hecho gracia lo de las navidades con los primos y tíos franceses. Aunque joder, qué insoportables, no?
Y lo de tu prima, tiene delito! No hablar ni una palabra de castellano siendo media familia suya castellanohablante.
Es que... muchos franceses son muy chauvinistas, y todavía nos siguen mirando por encima del hombro. Para ellos somos unos salvajes incivilizados. Ya ves. Las relaciones España-Francia siempre han sido y serán tensas. Es lo que tiene ser vecinos, no?
Pero tu prima, siendo medio española, ya podía tener una mentalidad más abierta. A lo mejor se avergüenza de tener sangre española, la muy cazurra.
Bueno... que me enrollo cantidad!
Me ha gustado el ratillo que he estado por aquí. Con tu permiso, me quedo!
(Ah, me encanta Bob Esponja).

Saludos!

giLixiTa dijo...

Hola!!

Mi nombre es Gillian, acabo de visitar tu blog y está muy bueno, todo se ve lindo y el diseño esta genial. Te cuento que administro algunos sitios y me encantaría poner un link o un banner del tuyo, así mis visitas podrían pasar por aquí también. Si te gusta la idea escríbeme.
Que Tengas un lindo día, suerte con tu Web.

Gillian Silva
gilixitana@hotmail.com
http://gilixita.blogspot.com/